Homilía – 3º Domingo de cuaresma

EXPULSIÓN DE LOS MERCADERES DEL TEMPLO